Hoy empiezo mi camino en este mundo semi-real.  Hoy inauguro este blog con la gran pretensión de crear un espacio de crecimiento contigo y con todos aquellos que deseen caminar hacia la excelencia. Hoy te invito a subirte a un barco cuyo único destino es el placer de navegar a mar abierto.

Hace varios meses que me he ocupado activamente de buscar excusas, impedimentos, dificultades para no exponerme a lo desconocido y…  no te creas, sigo haciéndolo mientras escribo estas letras. Pero hay algo que ha cambiado, algo simple y casi-gratis…una decisión. Un compromiso conmigo misma, un abrir de ojos que me impide cerrarlos sin remordimientos de conciencia. Es esa voz interior que ya no me permite seguir esperando al día de la revelación, esperando ese día en el que ya no tenga miedo a exponerme ante el mundo, ese día en el que lo sepa todo y tenga respuestas para todo, ese día en que lo tenga todo bajo control, ese día en donde la suerte divina haga todo el esfuerzo y dé la cara por mi, ese día en el que se esconde la cobardía.

Así que hoy me desnudo, me expongo y me arriesgo a no gustar…y a gustar, me atrevo a comprometerme sin perder mi libertad y me dejo llevar por ese que dicen que tiene motivos que la razón no entiende.

Te agradezco enormemente que pasees por estas líneas y me encantará contar contigo para crear juntos/as un espacio de reflexión. Todas tus aportaciones serán bienvenidas así  que no dudes en compartir tus escritos, comentarios, noticias, críticas, experiencias…Si lo deseas este puede ser un lugar seguro en donde no necesites armaduras.

 

(Siéntete libre para expresar lo que quieras en el idioma que quieras, yo normalmente lo haré en castellano para facilitar la comprensión de quienes suban a nuestro barco)

 

Aida Blanco

Anuncios