Empezamos… empezamos fuerte visitando una isla que todos conocemos y tiene una gran influencia en nuestras vidas… primer desembarque: El Miedo.

… El miedo es una de esas emociones con muy mala prensa pero con muchos adeptos. Cuando sentimos miedo estamos anticipando algo que va a suceder y percibimos como peligroso. Éste miedo puede estar justificado (por ejemplo: si nos encontramos indefensos delante de un oso polar hambriento), o  imaginado (por ejemplo: miedo a contradecir la opinión de nuestro superior). El miedo justificado es indispensable para sobrevivir, pero ¿qué pasa con el miedo imaginado? Ese miedo anticipatorio a una realidad futura que tal vez nunca llegue a suceder y nos impide volar.  

 
Para inducirnos a la reflexión, tenemos el honor de contar con Salvador García, fundador de Consultores Sin Fronteras y principal promotor del I Congreso de No Miedo: Construyendo confianza, que tuvo lugar el pasado 28 de noviembre. Salvador ha querido compartir con nosotros una breve reflexión de lo que se vivió en Barcelona:

 
 Salvador, cuéntanos sobre el congreso…

Resulta sorprendente que, siendo el miedo la principal fuerza históricamente inhibidora de nuestro desarrollo personal, organizativo y social como seres humanos en búsqueda de la felicidad, no se hubiera realizado nunca un   encuentro de expertos y ciudadanos sobre el tema.

–      Asistieron al Congreso cerca de trescientas  personas  provenientes principalmente del mundo de la empresa, de la universidad, del teatro y de la acción social. A su vez, fue seguido por la red social Twiter de Internet  por  más de otras 5.000 personas.

–      El Congreso empezó con un silencio colectivo de un minuto de duración , en el que los participantes   fueron invitados a conectar con su Fuente Creativa interior para desde ahí proyectar una intención de  que el encuentro fuera realmente útil para conquistar nuestros miedos como fuentes de aprendizaje y construir  confianza  en nosotros mismos y en el mundo que nos rodea.

–      A lo largo de la mañana, un grupo de expertos académicos, empresariales y biográficos en la conquista de miedos fue creando diálogos constructivos dinamizados por una actriz “sin miedo” y presentados por diversas personas del mundo de la empresa y de la acción social

–      Al finalizar la sesión, se proyectó un video de Deepack Chopra sobre el miedo específicamente realizado para la ocasión a través del Foro Barcelona de  la Alianza para la Nueva Humanidad.

–      Por la tarde, todos los participantes fueron generando sus propias conclusiones con la ayuda de conductores de grupos. Al final, todos nos abrimos a la construcción de confianza y nos unimos con la Cinta sin  Fronteras mientras un  cantautor nos regalaba la canción de Consultores sin Fronteras.

–      A lo largo de toda la jornada se fueron recogiendo firmas  a favor del  Manifiesto no Miedo, en el que considerando que,  en este momento de la historia, los actuales mecanismos de control social políticos, religiosos, económicos y educativos generadores de  temor e inhibición colectiva son especialmente sutiles y efectivos, se generan compromisos individuales a construir confianza en mismos y en los demás.

–      En breve, aparecerá un libro electrónico con los contenidos de los diálogos creativos y las conclusiones de los participantes. Entre ellas destaca la necesidad de constituirnos autores de nuestra propia vida y la de construir confianza en los entornos en los que nos movemos, ya sean empresariales, educativos o familiares. En a actualidad, estamos preparando la realización de nuevos Congresos no Miedo en Madrid y en Caracas. Y estamos abiertos a otras sedes.

Gracias por permitirnos este paseo por el congreso con estas líneas, puedo preguntarte a nivel personal, ¿a qué conclusiones has llegado gracias a ésta experiencia?

–      Trabajar en equipo es una maravilla. Para mí es una nueva experiencia. Liderar es, realmente, inspirar y  legitimar nuevas posibilidades de acción, quitando miedos y construyendo confianza individual y grupal. De ahí surge la iniciativa creativa y el máximo rendimiento.

–       El ego se alimenta del miedo. El miedo es la principal barrera para vaciarlo de sombras del pasado y para liberarlo de las cadenas de la preocupación por el futuro. Con miedo no hay Presencia.

 En pocas palabras….

 –      ¡Osar o no ser!¡Menos miedo y más confianza¡ ¡La utopía transforma la realidad!

 

Con estas palabras movilizadoras podemos empezar a mirar hacia dentro y iluminar nuestros propios miedos. Qué tentador buscar la receta, el pack anti-miedo, el boleto del coraje… pero no sigamos buscando fuera lo que sabemos que sólo encontraremos adentro. Si me permitís voy a empezar a poner nombre y apellidos a mi mayor miedo, no sólo porque así lo identifico y no lo dejo actuar desde la sombra (desde donde puede influir en mi cuando y como quiera), sino también porque anunciándolo a los cuatro vientos ese miedo empieza a hacerse pequeñito y mi coraje más grande.

–  Hola soy Aida y tengo miedo a la soledad, a no sentirme querida, al rechazo, a sentir que mi vida es un sinsentido sin los demás.  Me da miedo lo que yo imagino que tú piensas mientras lees esto… este miedo imaginario y con pretenciones adivinas, es el que podría hacer que decidiera no publicar este escrito, o no decirle algo a alguien por miedo a su reacción, o no ir a ese sitio en donde seguro no encajo, o no relacionarme con personas que seguro no van a querer perder el tiempo conmigo, etc, etc.

Evidentemente estoy exagerando, o quizá no. El caso es que estos miedos imaginarios existen y no resulta fácil a    veces ver la otra cara y pensar que tal vez el escrito pueda interesar a alguien, ver la posibilidad que la reacción que tendrá esa persona con lo que le quieres decir será positiva, imaginarte en cualquier sitio porqué nadie somos tan diferentes como para “no encajar”, y ¿qué es eso de “perder el tiempo conmigo”? ¿no sería más productivo pensar en todo aquello que sí puedes aportarle?, todo el mundo puede gozar de estar contigo, además no podemos ponernos en la mente y cuerpo del otro y decidir por él, debemos tener la confianza en que sabrá gestionar su tiempo y si lo dedica a nosotros es porque quiere, démosle la posibilidad de decidir por él/ella mismo/a. Eso sí, si decidiese no compartir su tiempo con nosotros…está haciendo uso de su libertad, no por ello perdemos o ganamos valor.

 

Una vez sabes quien es tu enemigo ya tienes hacia donde apuntar y seguramente con qué estratégias liberarte de él. El coraje no es la ausencia de miedo, sino la consciencia de que hay algo por lo que vale la pena arriesgarse.

Y tú, ¿que harías si no tuvieras miedo?

El turno para navegantes no anónimos ha empezado…

 

Aida Blanco

Anuncios