Cualquier  tiempo pasado fue mejor dicen nuestros mayores… No hay pan como el de antes, ni lechugas, ni patatas, la gente antiguamente era más respetuosa, con más valores, más centrados…., y tantos otros aullidos referidos a esa imagen idealizada de un pasado lleno de luces. (Cuánto tenemos que agradecerle al olvido…)

Se define el término nostalgia como un sentimiento casi siempre acompañado de tristeza o pena que se produce cuando el individuo recuerda alguna cosa, persona, situación o estado que ya no está presente y no volverá a suceder.

Recordar, añorar, tener morriña… son propiedad de aquellos quienes viven instalados en el pasado, independientemente que ese pasado tenga poco o mucho que ver con la realidad. Afortunadamente nuestro cerebro se ocupa de hacer una re-edición de los hechos que normalmente positiviza  lo acontecido.

Largos silencios, miradas perdidas, hondos suspiros, ojos diamantados… Al cabo de unos años de viaje los hay que se apean de la ruta hacia ninguna parte y alimentan su alma de recuerdos. Sienten desgana de un mundo en el que ya no les apetece jugar, ha cambiado el escenario, han cambiado los jugadores, su mundo ya no es suyo. Es entonces cuando envejecen, cuando prefieren recordar a hacer, ya tengan 40, 60 u 80 años. Creen que nada de lo que vendrá  podrá igualarse a lo que vino y esa certeza es a la vez su mayor condena. Tener ratitos de nostalgia es bonito, tener futuro también, pero el presente es lo único que verdaderamente existe.

Recuerdo un precioso diálogo de la película Princesas:

– Tener nostalgia no es malo, eso es que te han pasado cosas buenas. Yo no tengo nostalgia de nada, porque nunca me ha pasado nada tan bueno como para echarlo de menos. ¿Se puede tener nostalgia de algo que nunca ha sucedido?

¿Qué opinas? ¿Se puede sentir nostalgia futura?

Si es así yo siento nostalgia de vivir en una sociedad regida por lo ESENCIAL, y digo una sociedad y no un mundo porque las otras especies ya se rigen por esa ley. Parece que  los homo “sapiens”  nos distraemos de los valores más básicos por no saber utilizar nuestras habilidades para el bien común, tan fundamental para el bienestar personal.

Aida Blanco

http://www.aidablanco.tk

Anuncios